El agresor de la ballesta es inimputable