Los psiquiatras que atienden a Bretón no han detectado comportamientos anómalos