Ocho menores han sido asesinados en 2015 por sus padres o exparejas de las madres