Los padres de Marta del Castillo, esperanzados