El parricida de Carabanchel sufre un trastorno psicótico grave