El parricida de Moraña abandona el juzgado entre gritos de asesino