La pelea en la que falleció un aficionado del Depor llevaba semanas preparándose