El perfil del pederasta de Ciudad Lineal: 40 años, canoso y con acento extranjero