El asesino del jefe de seguridad del atunero vasco hizo un curso de dos días