La policía busca una imagen del pederasta