La policía no da veracidad a ninguna de las llamadas telefónicas recibidas sobre el paradero de Ruth y José