El presunto cómplice del asesino de la menor andaluza debería haber estado en prisión