El psiquiatra que recetó tranquilizantes a Bretón cree que tiene un trastorno mental