El pueblo de la familia de Ruth Ortiz, consternado