Los restos localizados en Girona pertenecen a Montse Méndez