El informe del Instituto Nacional de Toxicología confirma que los restos son compatibles con los de niños de 6 y 2 años