La policía asegura que no detectaron la cita ni con sus infiltrados ni en la red