Rosario Porto, madre de Asunta, sonreía durante el registro en la finca familiar