La carta de Ruth a Bretón era la de una madre desesperada que culpa a su marido de la desaparición de sus hijos