Ruth está muy mal, según su abogada