La policía concluye que los niños no llegaron al parque