Según los vecinos, el agresor de la ballesta no tenía un comportamiento normal