La segunda caja negra del Airbus de Germanwings confirma el crimen