Carlos Peñacoba viajaba en el Costa Concordia junto a su padre