Un testigo se enfrentó al empleado del burguer que entró con una pistola y un hacha