La tía de Bruno desapareció cuando quiso vender el chalet en el que vivían