Todas las alumnas coinciden en el modus operandi de Andrés Díez