Tras el asesinato, Triana entregó un paquete a una policía local