Valeria, la mujer de Istvan, tiene miedo y está sufriendo, según revelan sus gestos