Los vecinos de Angrois, los héroes anónimos de la tragedia del Alvia