Los vecinos de Pastrana aseguran que la parricida adoraba a sus hijos