Veinte jóvenes llamaron al 112 avisando de lo que ocurría en el Madrid Arena