El vigilante de seguridad del edificio podría haber visto salir al pederasta con una de las niñas