El expresident está de moda: un joven catalán se tatúa a Puigdemont en el trasero