El terrorista de las Ramblas se refugió en una masía e intentó robar un coche