El turismo de atracadores siembra el pánico entre los joyeros de Barcelona