El ultra del Betis detenido se grabó quitándose una bala de la Guardia Civil