Los siete días de Urdangarin en Brieva: está decaído, pero contento con la comida