Su vecino lo tenía preparado