Los vecinos de La Barceloneta, atemorizados por la violencia callejera