Los vecinos denuncian acoso y agresiones de los gorrillas si no les dan propina