Desde las Ramblas hasta la Barceloneta: La venta ilegal invade la Ciudad Condal