El temor se apodera del barrio barcelonés de La Verneda tras la libertad del violador