El Supremo condena por violencia machista a un hombre que agredió a su pareja a pesar de haber recibido un puñetazo previamente