Así era la vida en común de Conchi, la viuda negra de Alicante con Francisco, su cuidador y cómplice en el crimen