Así vivían los ancianos acusados de comprar un bebé por 100.000 euros