Los problemas de vivir en un pueblo abandonado por Carlos Areces: no tienes casi wifi