Tamara y Óliver, expulsados