Un oso en Asturias, corzos en Segovia y gamo en París: los animales siguen tomando las calles