Se llama Diego, tiene 100 años y es la salvación de su especie, la tortuga gigante de las Galápagos